martes, 10 de marzo de 2015

Aquí no queda sitio para nadie



La perspectiva la da la distancia física o temporal.

Como todavía no tenemos máquinas del tiempo, voy a tener que montarme en un coche cualquiera para alejarme de la zona cero de esta catástrofe que es mi vida.

Así que mi cámara, mis múltiples personalidades y yo nos vamos.. pongamos que a Madrid.