martes, 27 de agosto de 2013

Silencios cómodos.


Me gusta María porque sabe estar callada.

Y cuando calla no es un silencio ensordecedor, de esos que sientes la necesidad de romper con cualquier observación estúpida.