sábado, 12 de diciembre de 2015

Todavía


Mentiría si dijese
que ya no me importas,
o que no pienso en ti
cuando me acuesto.

Vi tu barba crecer muchas veces,
besé tus rizos, tus pestañas.
Vencí al insomnio en tu cuello,
y caminé por la calle
cogiéndote las manos.

También recuerdo lo malo,
pero no me dueles por eso,
me dueles porque te quise,
y mierda, todavía te quiero.

Por eso cojean mis fotos
y mis textos
y ya nunca hago tartas.
Porque me miento y me digo
que ya no te quiero.