jueves, 22 de octubre de 2015

Spam



Me gusta viajar ligera, por eso estoy quitándole peso a mi armario, a mi ordenador y a mi cabeza. Es tiempo de borrar sin leer, vaciar cajas y eliminar carpetas con nombre propio del disco duro. Sin pestañear.

Algunos recuerdos no tiene sentido guardarlos. Es como guardar los recortes de un periódico del 11S que posteriormente has usado para envolver el pescado. Completamente inservible y fuera de lugar.



¿Está seguro de que desea eliminar estos tropecientos elementos de forma permanente?
Sí.