martes, 2 de junio de 2015

Películas


Lo que entiendes por ti, no eres tú, es un personaje.
Lo que entiendes por tu vida, no es tu vida, es el decorado.
Lo que entiendes por pensamientos, no son pensamientos, es un guión.

Empatiza con el protagonista, perdónalo si tienes que hacerlo, disfruta con él, ayúdalo si puedes.
Pero el protagonista no eres tú, tú eres el observador.