lunes, 11 de mayo de 2015

Toca


A veces me gustaría no tener piel,
ni superficie, ni volumen.
No estar delimitada
por esta frontera tridimensional.
Y que nadie me pueda ver
ni rozar.