lunes, 17 de junio de 2013

Pumpum.



¿Sabes cuando la gente dice eso de.. "escucha a tu corazón"?

Como soy una tipa dura, esto siempre me había parecido una cursilada, pero ahora le estoy empezando a ver el sentido. No es que mi corazón hable español, pero grita auxilio a su manera. Pincha, duele, late fuerte y rápido para decirme que cambie mi estrategia.

Y yo me quedo aquí ignorándolo como si nada, tomando malas decisiones y empeorando su estado. A veces hablando de lo que debería hacer, pero posponiendo el cambio supongo que por miedo.

Reduciéndome a mí misma a poco más que una versión de prueba de 30 días con tal de no gastarme unos cuantos euros emocionales.