sábado, 1 de enero de 2022

Feliz año, por favor



Ya sé que no tiene lógica pensar que las rachas se adaptan al calendario arbitrario que usamos los humanos.

Pero a mí siempre me gustó mirar el reloj a medianoche y ver cómo cambian todos los dígitos a la vez, así que es lógico que me guste también el último día del año. Además me encantan los cumpleaños y Nochevieja viene a ser un cumpleaños mundial.

Lo más especial de este día es que todo el planeta está pensando en lo mismo y deseando un cambio. Tantos pensamientos juntos y tanta voluntad simultánea tienen que ser algo poderoso a la fuerza.

Mi pequeño ritual, como cada año, es listar las cosas que aprendí en el año que termina, y que pienso llevarme conmigo para seguir aprendiendo en el año que empieza.

En 2021:

- Perdí a mi mejor amigo, y sobreviví.

- Perdí mi bienestar físico, mental, emocional y económico, y no solo sobreviví, sino que me reí.

- Aprendí a identificar y regular mis niveles hormonales a través de pequeños actos.

- Los hombres emocionalmente inaccesibles dejaron de parecerme atractivos y empezaron a parecerme cobardes.

- Acepté que soy una persona excepcional y me merezco nada menos que personas excepcionales a mi lado.

- Dejé de darle oportunidades a la gente que no está a la altura.

- Agradecí todo lo que mi cuerpo hace por mí y lo cuidé todo lo que pude.

- No esperé al día 1 para empezar a hacer las cosas que quiero hacer.

- Seguí atreviéndome a hacer todas las cosas que me dan miedo.

En resumen, 2021 fue de lejos el año peor y más horrible de toda mi vida, pero también aprendí cosas importantísimas que pensaba que nunca iba a aprender. Así que.. gracias.

Pero espero que en 2022 toque disfrutar más y aprender menos, porque de verdad necesito un descanso.

Feliz Año Nuevo ♥ 

1 comentario:

  1. Y ahora que ha pasado medio año, el viento sopla y hace calor, has descansado?

    ResponderEliminar