sábado, 18 de junio de 2016

A buen entendedor


Casi que me alegro de que no hables mi idioma
y no entiendas nada cuando me da por decirte lo guapo que eres.

Casi que me alegro de no hablar tu idioma
y no poder decirte todas y cada una de las chorradas que pienso.

Casi que me alegro de tener este freno
y no poder acelerar hasta que la velocidad me haga olvidar de nuevo quién soy.