domingo, 13 de septiembre de 2015

Tormenta


A veces el refranero me causa emociones contradictorias.. La calma precede a la tempestad y después de la tormenta viene la calma.

Sea como sea, nunca ha llovido que no parase, y ha llovido mucho desde la última tormenta.. Sabré esperar a que escampe.