martes, 22 de septiembre de 2015

Foto aleatoria



Ser coherente no es tomar una decisión y ser rígido con ella.
Ser coherente es ser flexible, adaptándose a los cambios y tomando decisiones a cada momento sin traicionar lo que se considera justo, bueno o necesario.