martes, 29 de septiembre de 2015

Amor de madre



Es muy fácil dar algo cuando te guardas la posibilidad de arrebatarlo o estropearlo cuando te apetezca.

Lo verdaderamente noble sería dar como un proceso cerrado que se termina ahí. Sin que haber dado implique el derecho a pedir o a quitar.

Si no sabes dar bien, no des. Ya sea regalos, cariño, favores, o la vida misma.