viernes, 20 de marzo de 2015

Eso sí que no



No la detuvieron sus comentarios misóginos, su descaro, ni la forma que tenía de mirarle el culo a todas las mujeres de la sala.

La detuvo el acto terrible de retirar la silla para que se sentara.