sábado, 14 de septiembre de 2013

Cuando hayamos muerto.



Meteré mis sentimientos de hoy en un tupper.

Y ya si eso, otro día, los recaliento en el microondas.