jueves, 31 de diciembre de 2015

A ritmo de jazz



En días como hoy, me gusta hacer listas de cosas que hice a lo largo del año que se va, y no de cosas que quiero o espero hacer el que entra. Así, en lugar de cargar de expectativas los próximos 366 días, me siento feliz y orgullosa de los últimos 365.

Veamos, este año..

Le hice pizza a Quique en Año Nuevo.
Jugué al Carcassonne.
Fui a un restaurante vegano.
Me quedé con hambre pero me dio igual porque me reí mucho.
Encontré una bufanda molona en un bar de Valladolid.
Perdí los estribos.
Me comí muchos cientos de pastillas.
Vi sonreír a Adri.
Me disfracé de Teniente Uhura junto al Capitán Kirk.
Visité Madrid, Donosti, Sevilla y Bilbao.
Volví a ver a Lucía después de tantos años.
Conocí a Ramiro y derramé tres cervezas.
Me quedé mirando al mar sin pensar en nada.
Aprendí a meditar.
Recuperé los estribos.
Fumé en pipa.
Me quemé al subirme a la moto de Oriol.
Vi a Lara pedir carne en un restaurante.
Aprendí a estar a gusto sola.
Estuve de mañaneo en una furgoneta.
Salí en el telediario israelí.
Hice fotos con Nora y Pelayo.
Arruiné un montón de ovillos de lana.
Entendí lo que soy y por qué.
Vi el amanecer desnuda en el mar el día de mi cumpleaños.
Mordí una vela para comprobar si era o no de chocolate (no era..).
Me robaron dos móviles.
Llevé vestido y tacones a una boda.
Me quedé enganchada en unas escaleras mecánicas.
Me dormí en el metro.
Fui en moto hasta Burdeos con Chema.
Comí ostras.
Vomité en el arcén de una autopista porque tenía resaca.
Le dije a mi madre que la quería.
Achuché mucho a mis sobrinos.
Obligué a mi padre a jugar a las cartas.
Tuve varios trabajos basura.
Llamé a miles de puertas.
Me escaqueé de trabajar para divertirme con Sandra.
Bailé un montón.
Me pillé un amarillo con mis primos y mi tía me hizo sopa.
Posé (a regañadientes) para Isra.
Dejé las pastillas.
Me enamoré de Barcelona.
Compré mi libro preferido por tres euros.
Me torcí el tobillo en Razzmatazz.
Le lancé el sujetador a mi músico favorito en un concierto.
Aprendí a andar en moto.
Perdí un tren por emborracharme con mis amigos.
Voté dos veces.
Defendí a un niño de unos abusones.
Bebí cervezas con Iain y me subí al gato gordo del Raval.
Conocí muchísima gente nueva, me despedí de gente vieja.
Lloré mucho, me reí mucho, hice muchas fotos y aprendí muchas cosas.

Con el tiempo que tardé en hacer esta lista, voy a quedarme aquí parada sin hacer nada hasta que den las doce :)

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Todo esto


¿Lo quieres?
Piénsalo. Lo de dentro va con lo de fuera.

martes, 29 de diciembre de 2015

lunes, 28 de diciembre de 2015

Sobreexposición



Me siento tan sobreexpuesta que empiezo a perder detalle en las zonas quemadas.

domingo, 27 de diciembre de 2015

sábado, 26 de diciembre de 2015

Polipolar


Tengo miedo porque tengo memoria y tengo imaginación.
Pero tú dame tiempo, que al final siempre gano yo.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Así mejor


Me gusta bailar y la cerveza barata y las croquetas esféricas y los abrazos largos.
Insultar a mis amigos y que se rían, hablar con extraños y que se rían y reírme yo.
Hacer comida rica y no comérmela, que se la coman otros y que les guste.
Salir en pijama y luego dormir con la ropa de la calle.
Llevar gafas de sol aunque sea de noche.
Viajar sola, que me toque ventanilla y haya cultivos formando líneas paralelas.
Atar el calzado cuando lo compro y nunca más.
Poner Nino Bravo y cantar a grito pelao.
ME VOY PERO TE JURO QUE MAÑANA VOLVERÉ
Decirle "quédatelo" a alguien que me pide un mechero por la calle porque tengo dos.
Desenredarme el pelo y luego sacudir la cabeza hasta que se enreda de nuevo.
Y fumar, me encanta fumar.

viernes, 18 de diciembre de 2015

De Usted



Cuando hablas conmigo.. ¿sonríes?
Porque yo cuando hablo contigo sí.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Todavía


Mentiría si dijese
que ya no me importas,
o que no pienso en ti
cuando me acuesto.

Vi tu barba crecer muchas veces,
besé tus rizos, tus pestañas.
Vencí al insomnio en tu cuello,
y caminé por la calle
cogiéndote las manos.

También recuerdo lo malo,
pero no me dueles por eso,
me dueles porque te quise,
y mierda, todavía te quiero.

Por eso cojean mis fotos
y mis textos
y ya nunca hago tartas.
Porque me miento y me digo
que ya no te quiero.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

domingo, 6 de diciembre de 2015

sábado, 5 de diciembre de 2015

Desviación típica



Me gusta mi capacidad para hacer sentir a la gente especial, como en casa, en confianza y relajados, a pesar de que yo nunca me haya sentido así con nadie.

Me maravilla mi disposición para ayudar a los demás, que hace que mis conocidos me consideren buena persona y me pidan favores a los que no me sé negar, o me cuenten sus problemas aunque eso me agobie.

Me entusiasma que los demás piensen que soy alegre. Alguien que tiene momentos puntuales de tristeza y no al revés. Que cuando está triste está pasando por un estado de ánimo o una racha, y no que ha dejado de luchar contra su verdadera naturaleza durante un rato.

Me cautiva mi sentido de la justicia y lo poco que tolero que me pisoteen. Esta dignidad, más que ego, que pone por encima la integridad moral antes que el dinero o el éxito.

Me fascina mi forma de pensar, distinta a las demás. Mi imaginación, mi creatividad. Cosas que todo el mundo quiere aunque hagan muy difícil convivir con la realidad y con uno mismo.

Me apasiona este corazón que tengo, que lo siente todo de una forma muy intensa, que se altera con facilidad, haciendo que no haya dos días iguales. Incluso cuando todos son horribles, cada uno es horrible a su manera.

(...)

En resumen, me encanta ser un miembro completamente inútil de esta sociedad.

miércoles, 2 de diciembre de 2015