lunes, 26 de diciembre de 2011

El Señor Villanueva tenía alergia a su casa.



A pesar de ello, de cuando en cuando se dejaba caer por allí. Aunque nunca por demasiado tiempo, en seguida volvía a desaparecer.

En el tiempo que duraban sus ausencias, el Señor Villanueva viajaba por el mundo, conocía nuevas gentes y costumbres, y por supuesto añoraba y era añorado.

Así, cuando volvía, todo sabía mejor que nunca.. durante un tiempo. En seguida el Señor Villanueva volvía a partir.

El Señor Villanueva lo quería todo: había elegido ser un nómada sedentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario